La digitalización cambia algunas cosas, también nuestros hábitos de consumo

Salir a dar una vuelta, mirar algunos escaparates y luego, a lo mejor, comprar alguna cosa. En la Era de Amazon, Paypal y las aplicaciones para compras, todo ello ha dejado de ser natural. Hoy en día las compras no tienen por qué hacerse necesariamente en los grandes almacenes de la zona peatonal, sino también en páginas web como la del gigante del comercio electrónico Zalando. Pero del «grita de felicidad» que el recién mencionado comercio online gusta de mostrar en sus anuncios publicitarios se pasa rápidamente a la melancolía de las compras sin colorido alguno. Lo que realmente falta es el auténtico contacto y el verdadero tacto de la mercancía previo al clic del «¡Ahora compro!».

el-consumoPero, si las compras se venden con tanta frecuencia como vivencia, ¿por qué se está estancando el comercio tradicional al por menor? Y, ¿el comercio electrónico debe suponer necesariamente su fin?

No es tan fácil decirlo, pero los hábitos cambian. Ir de compras —hoy llamado shopping—, que antiguamente era un medio para satisfacer las necesidades de consumo, hoy se ha convertido más bien en una actividad de ocio para aquellas personas que dispongan de la calderilla necesaria. No es infrecuente que se compre de manera impulsiva, ni tampoco que se haga por frustración. Las tiendas de las grandes marcas —generalmente llamadas «tiendas insignia»— no existen por qué proporcionen al fabricante un gran volumen de ventas sino, simple y llanamente, para acercar la marca al cliente potencial y vincularla a su subconsciente. Más tarde se vende en internet.

Una cosa está clara: que en el futuro podamos seguir yendo a pasear a las tiendas del centro o que nuestra experiencia de compras se limite a hacer un clic es algo que está en nuestras manos.


Parse error: syntax error, unexpected end of file in /home/spiritwo/public_html/wp-content/themes/generatepress/footer.php on line 93